Gerencia

Flexibilidad y autocuidado, un nuevo capítulo para la industria.

17 mayo 2022

Tras dos años de pandemia en los que tuvimos que adaptarnos a cierres, restricciones y al acatamiento de las diferentes directrices nacionales y gubernamentales, el país entra en una nueva etapa en el manejo del COVID-19 con condiciones más flexibles, en donde los aprendizajes sobre el autocuidado y el compromiso en propender por el bienestar propio y colectivo, no pueden quedar de lado.

En el mes de abril, el Ministerio de Salud y Protección Social emitió a través de la Resolución 692 de 2022, una nueva versión del Protocolo de Bioseguridad que deberá ser cumplido por entidades, empresas y ciudadanos. 

En esta oportunidad, medidas como la limpieza y desinfección de manos, uso del tapabocas y ventilación adecuada, siguen siendo obligatorias. Mientras que el uso del tapabocas se ha flexibilizado conforme a los niveles de vacunación de los distintos municipios, de manera que en ciudades y municipios con vacunación de esquema completo inferior al 70% permanece la obligatoriedad del uso del tapabocas en espacios abiertos y cerrados; mientras que en ciudades y municipios con vacunación de esquema completo superior al 70% y cobertura del refuerzo de la vacuna inferior al 40%, se elimina el uso del tapabocas en espacios abiertos y permanece obligatorio en espacios cerrados, incluyendo centros comerciales.

Por su parte, en ciudades y municipios con vacunación de esquema completo superior al 70% y cobertura del refuerzo de la vacuna igual o superior al 40%, se elimina el uso del tapabocas en espacios abiertos y cerrados, y continuó siendo obligatorio en servicios de salud, transporte en todas las modalidades, hogares geriátricos y espacios educativos hasta el 15 de mayo, donde inició su retiro progresivo. 

Por otra parte, restricciones como el distanciamiento físico deja de ser una medida obligatoria y permanece como una recomendación para evitar espacios donde se puedan generar aglomeraciones, señalando que ya no existen restricciones en aforo, ni en una medida específica de distanciamiento entre personas y grupos de personas. 

Si bien, el entrar en esta nueva etapa da cuenta de la suma de esfuerzos que como ciudadanos y organizaciones adelantamos para aportar a la pronta superación de la crisis sanitaria; es también un llamado a continuar colocando la salud y bienestar de las personas en el primer lugar, sobre todo, al momento de configurar los espacios y las experiencias que hacen de los centros comerciales escenarios claves para la vida en comunidad. Insistir en aquellas acciones que respalden la noción de limpieza, amplitud, cuidado y seguridad serán determinantes en este nuevo periodo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Iniciar Sesión