Tendencias

El futuro de las formas de pago y su incidencia en el retail

La transformación de los pagos digitales ha revolucionado el sector del comercio en los últimos años. En la actualidad, no se trata solo de una transacción, el método de pago se ha convertido en una experiencia que hace parte del proceso de compra de cada cliente, por lo que éste busca comodidad y seguridad al momento de adquirir un producto o servicio.

Los pagos sin fricción han tomado una gran fuerza en el retail, ya que éstos se han encargado de ofrecer alternativas prácticas que proporcionan comodidad a los usuarios, sumando a esto mucha más confianza.

Parte de esta revolución de los procesos de pagos, se ha ido afianzando en diferentes supermercados o almacenes de cadena, quienes han incluido dentro de sus formatos de compras, nuevas alternativas para que sus clientes puedan efectuar sus transacciones. Un ejemplo de esto son los cobros automáticos sin necesidad de pasar por una caja registradora.   Esta tecnología consiste en adaptar el establecimiento con cámaras infrarrojas y sensores electrónicos, que gracias a la visión computacional e inteligencia artificial, el comprador con solo registrar su teléfono móvil podrá hacer sus compras y al salir de la tienda, el cobro se efectuará inmediatamente por medio de una factura electrónica enviada a su tarjeta de crédito.

Por su parte, Colombia se ha sumado a la innovación, transformando las transacciones de efectivo o tarjetas de crédito, por pagos por medio del reconocimiento facial. Esta estrategia permite que los clientes paguen de forma ágil y segura con tan solo ubicar su rostro en las pantallas que han sido dispuestas en el almacén. Sólo deben descargar el aplicativo móvil, registrar su rostro, inscribir su tarjeta de crédito y el número de cédula, y al momento del pago, podrá ubicarse frente a la cámara del dispositivo destinado para realizar el desembolso.

Frente a los nuevos hábitos de comportamiento y de consumo a causa del Covid-19, los comercios se han visto en la obligación de acatar las recomendaciones dadas por las autoridades, siendo una de ellas la reducción de contacto con el dinero en efectivo, convirtiendo los pagos sin contacto o contactless en una excelente alternativa para realizar transacciones. Esta opción funciona de a través de NFC (near field communications), que les permite a las personas hacer su pago acercando su tarjeta a un lector de terminal o datáfono con tecnología inalámbrica, sin la necesidad de que la tarjeta tenga contacto con el comerciante, ni el cliente con el datáfono.  

Otras alternativas suponen que a futuro habrá una mayor adopción de sistemas de pago por voz, aprovechando la madurez y el desarrollo de la inteligencia artificial.

La elección del método de pago parte de la experiencia del proceso de compra de cada consumidor, y si sumamos a esto los avances tecnológicos y las nuevas realidades a las que nos enfrentamos, el futuro de los pagos le seguirá apostando a los espacios más dinámicos y personales, donde el comprador tenga cada vez más autonomía, garantía y agilidad al momento de realizar su compra.

Deja un comentario